Ya tenemos el cambio de estación, un cambio de estación que pasamos del frío al calor, es el momento para guardar todos los elementos de nuestro hogar que sólo sirven para la época del frío.

Pero antes de guardar debemos limpiar y empaquetar bien para que las cosas se mantengan perfectas.

Cómo guardar la ropa de invierno

Lo primero que se debe plantear es que ropa o cosas vamos a guardar, al ser la mayoría de cosas de tela, nuestro consejo es que se guarden limpias y bien colocadas para que se mantengan mejor.

Si tienes alfombras en tu casa y no te gustan tenerlas en la época de primavera y verano es el momento de ver estos consejos de cómo guardar bien tus alfombras para que sigan estando nuevas.

Mantenimiento de limpieza durante su uso

En invierno y mientras usamos nuestras alfombras, debemos mantenerlas limpias y sin polvo, para ello se debe aspirar regularmente la alfombra y de vez en cuando pasar una esponja húmeda para quitar alguna mancha que otra que se haya podido pegar.

Limpieza a fondo

Para que la alfombra mantenga su color y firmeza de siempre se debe realizar una limpieza más fondo que requiera de profesionales para que elimine por completo las manchas y se quede limpia de ácaros.

Las técnicas que se usan son:

  • Cepillado : Se hace un cepillado con materiales específicos para que el pelo de la alfombra vuelva a mantener su textura y se pueda acceder mejor a su desinfección y limpieza.
  • Aspirado: con una aspiradora profesional se debe aspirar para eliminar cualquier mota de polvo que se haya quedado incrustada durante su uso.
  • Eliminar manchas: Los profesionales tienen productos específicos para la eliminación de manchas difíciles que pueda tener nuestra alfombra.
  • Lavado a mano: Se realiza con agua a alta temperatura y con agua a presión para preservar los colores y texturas de la alfombra.
  • Secado: También se realiza manualmente para asegurar que se queda completamente seca y que se puede mantener en buen estado y que no llegue a estropearse por la humedad.
  • Ventilación: Este proceso es para asegurar que ha tenido un buen secado y que no se haya quedado ninguna parte húmeda.
  • Aspirado: se volverá a aspirar para eliminar cualquier mota de polvo o poco detergente que se haya quedado.
  • Tratamiento antipolillas: Este tratamiento hace que podamos enrollar nuestra alfombra con la tranquilidad de que no se va a estropear ni que ningún bicho pueda Perjudicarla

Al tener la alfombra limpia lo mejor es enrollarla y guardarlo en un espacio que sea seco, para que se mantenga limpia y fresca enrollada.

En el momento que se vuelva a usar, solamente nos queda darle un buen aspirado y listo