Ahora más que nunca se debe llevar una planificación en la limpieza y desinfección de cualquier espacio, pero debemos tener mucho más hincapié e los espacios públicos, para evitar la mayor carga viral que pueda existir ya que hay más paso de gente.

Se debe crear unos horarios fijos para la desinfección y posterior limpieza.

Los horarios se deben fijar según el lugar y las funciones que se lleven a cabo.

Ponemos varios ejemplos:

Colegios públicos

Los colegios tienen una influencia de gente de muchas horas al día, hay que llevar a cabo un plan de limpieza y desinfección muy estrictos, cumpliendo con todas las normativas vigentes. Se debe desinfectar a la entrada para que los pasillos se queden desinfectados después del paso de los alumnos a sus aulas, las aulas deben estar ventiladas y se deben desinfectar cada cambio de asignatura para que el aire quede limpio y para finalizar se debe desinfectar el colegio entero desde los espacios exteriores como interiores y después limpiar a fondo cada aula, pasillos, sala de profesores, salones, comedor.

Ayuntamientos

lo mismo que en los colegios, los ayuntamientos tienen gran afluencia de gente y muchas horas de uso. El procedimiento de desinfección será muy parecido al de los colegios, habrá que ventilar, y desinfectar cada cierto tiempo para que el aire quede lo más limpio posible. Al finalizar la jornada, la empresa que se encarga de la limpieza deberá desinfectar y limpiar a fondo todos los espacios de trabajo.

Parques, espacios para realizar deporte, pabellones

 

Estos espacios tienen un horario mas controlado, antes de realizar cualquier deporte u ocio se debe desinfectar el espacio y ventilarlo, al no tener muchos materiales alrededor se puede desinfectar más rápido. Cuando se estén usando las instalaciones se debe tener un control estricto de los participantes para que estén desinfectados constantemente y guarden la distancia de seguridad. Al finalizar la jornada, se debe proceder de la misma manera que el resto de espacios, los profesionales de la limpieza deberán desinfectar y limpiar las zonas a la vez que ventilan, dejando el espacio apto para un nuevo uso sin miedos.