Ya han terminado las fiestas Navideñas y nos toca guardar todos los adornos Navideños para que el año que viene se encuentren en óptimas condiciones.

  • Empaquetar los abalorios. Los guardaremos en pequeñas cajas. Líalos muy bien y déjalos atados para que no se enreden, pondremos cada guirnalda en una bolsa de plástico individuales para que no se tengan roces y se estropeen más. 
  • Los objetos más delicados, debemos limpiarlos bien y desinfectarlos y enrollarlos en papel burbuja, y pegarlos bien para que no se estropeen. Después colócalos en cajas preparadas para que no se muevan y puedan romperse.
  • El árbol debes plegarlo bien para que se quede al mínimo espacio y dejarlo guardado en plástico para que no se le caigan trozos de las ramas y ensucie el resto de cosas. Y si es posible empaquétalo en una caja y precíntalo.
  • Las luces se deberían enrollar con mucho cuidado y también déjalas empaquetadas en plásticos de burbuja para que no se rompan.
  • Para que no nos volvamos locos a la hora de buscar el año que viene, lo suyo es identificar las cajas, para que a la hora de ir a buscarlas para volver a usarlos no tengamos problemas.

Si guardamos todos los objetos de esta manera, evitaremos que se produzcan humedades o que se ensucien.

Si tenemos un trastero dónde guardar los adornos lo primero que debemos hacer es preparar un espacio para que se guarden bien y tenga facilidad de volver a cogerlos. Limpia el espacio y desinfectarlo para que se quede perfecto y nos encontremos estas cajas ligeramente limpias a la hora de volver a usarlas.

De todas maneras si sólo dispones de un espacio más pequeño, en un armario o algo similar, debes realizar el mismo proceso. Limpia y desinfecta rimero el espacio donde vas a a colocar las cajas y así te encontrarás todo más limpio y mantenido.