A todos nos ha pasado que cuando llevamos tiempo sin entrar en una casa o en un sitio a la hora de abrir se percibe un olor a cerrado fuerte e incluso húmedo.

¿Porqué pasa siempre que dejamos una estancia cerrada por un tiempo? Suele pasar porque los olores suelen filtrarse y al salir en a la superficie crea moho y se queda en la estancia formando mal olor y bacterias.

 

Por eso cada vez que lleguemos a abrir el lugar que ha permanecido tiempo cerrado debemos seguir unos truquillos para que sea lo más limpio y desinfectado posible.

Ventila

Si al abrir la puerta del lugar que vamos a visitar ya percibimos mal olor, lo primero que hay que hacer es abrir todas las puertas y ventanas que nos encontremos para dejar que el aire entre y expulse el aire que estaba retenido por tanto tiempo.

Revisa

Una vez ventilado todo debemos revisar que en ninguna parte aparezca ninguna mancha de humedad o moho.

Si encontramos alguna humedad, se debe reparar lo antes posible, acudiendo a profesionales para que busquen la raíz del problema.

Si no es así podemos proceder a limpiar y desinfectar el espacio.

Limpia

Si no tenemos ninguna humedad ni resto de moho por ningún sitio podemos proceder a limpiar con productos perfumados para ir quitando el olor y con lejía o  productos similares para desinfectar.

Perfuma

Un truco infalible es poner un ambientador, existen en el mercado infinidad de ellos,  puedes usar el que más te convenga. Un consejo es usar de principio un ambientador que se queme para neutralizar el olor y el fuego mata las partículas que están en el aire ahogándolas y neutralizando el olor. Después puedes usar cualquier ambientador de larga duración para que nos acompañe ese agradable olor durante nuestra estancia.

Y a disfrutar de un buen lugar bien desinfectado y oliendo de maravilla!!