Después de los meses fríos y húmedos nos encontramos que al salir de casa nuestras fachadas y partes que componen el exterior de nuestra vivienda se encuentra sucias.

Aprovechando el buen tiempo, podemos limpiar nuestro exterior para que podamos disfrutar de este espacio en los meses de Primavera-verano.

Ya sabemos que si no disponemos de la máquinas necesarias nos va a costar un poco más poder limpiar, por eso muchas veces nos puede salir más barato contratar profesionales de la limpieza para que nos dejen nuestras fachadas y elementos exteriores limpios y desinfectados en poco tiempo y con un buen presupuesto.

Consejos para limpiar las zonas exteriores de tu vivienda

Si lo que quieres ir poco a poco realizando las tareas de limpieza y desinfección lo mejor es hacerte una planificación, empezar de arriba hacia a abajo, para que las suciedad vaya bajando y se deje ese espacio ya limpio. Así no se va a tener que tocar otra vez.

Lo primero sería la limpieza de la fachada

Teniendo una Pistola de agua a presión, nos facilitará arrancar manchas y moho que se hayan quedado adheridos a las paredes. pero si se viera muy deteriorada la fachada, se debería pensar por pintarla o echar algún producto que nos ayude a mantenerla limpia durante mas tiempo.

Lo segundo al seguir en la fachada limpieza de ventanas y terrazas exteriores

Los ventanales grandes y ventanas también sufren de las condiciones y cambios climáticos aunque se hagan un mantenimiento durante el resto del año, pero ahora lo que se debe hacer es aprovechar para una limpieza profunda, para seguir manteniéndolo limpio el resto del año. Lo mismo que en la fachada se puede usar una pistola de agua a presión y después usar productos que son muy específicos para aluminios y ventanas que a la vez sirven de protección y nos deja mantener más tiempo estos espacios limpios y libres de manchas y mohos.

El tercer paso serían las limpiezas de puertas

En muchas viviendas, se tienen puertas de garaje y varias puertas de salida al exterior.

Las puertas de garaje se les puede limpiar con agua y jabón y un cepillo, pero lo más cómodo para arrancar la suciedad incrustada, es una pistola a presión. Después podemos seguir el mismo proceso que con las ventanas, limpiar con producto que nos repela un poco el agua y así se mantiene durante más tiempo limpio y desinfectado.

Y por último, sería los suelos y espacios abiertos de entrada a la vivienda

Los suelos son los que más generan manchas y moho, por lo que es más difícil el mantenimiento de limpieza, a veces incluso sufren manchas muy difíciles de limpiar como son las de aceite. La mejor solución es pasar una pistola a presión y después con jabón dar un buen cepillado para eliminar los restos que se hayan quedado.

Ya sabemos que este tipo de limpiezas requieren esfuerzo tiempo y del material necesario. Si ves que se te va a complicar, lo mejor es que profesionales te hagan ese trabajo, así puedes disfrutar de tu casa limpia y desinfectada en poco tiempo.