No nos basta sólo con limpiar a diario, si cada vez que limpiamos se nos van quedando manchas. Sobre todo en los suelos, como podemos evitar que no se nos queden las marcas de agua una vez se haya limpiado y fregado.

Hay varios truquillos y productos que se pueden usar para evitar que nos salgan manchas y tengamos la sensación que no se han limpiado bien los suelos.

Pasos a seguir

1.- Barrer o aspirar: lo primero que debemos hacer es barrer bien el suelo aprovechando que está totalmente seco para quitar todo los residuos que pueden estar acumulados, y el polvo que se va generando a lo largo del día. Debes tener en cuenta que según el suelo que se tenga se deberá usar un cepillo o una mopa o un aspirador.

2.- Fregar: A la hora de fregar, también debemos tener en cuenta que tipo de suelo tenemos y que productos son los adecuados para usar para no estropear la superficie, ni rallarla ni quitarle el brillo.

Aprovechando el producto idóneo, debemos tener en cuenta que a la vez nos desinfecte o en el mismo agua poder diluir un producto que se antibacteriano, para dar limpieza y desinfección a la vez.

Para no dejar muchas marcas debemos escurrir muy bien la fregona. No debemos usar jabón ya que al crear espuma, nos va dejar manchas, debemos pensar más en un detergente neutro. Un truco es pasa una mano con bastante agua para que los residuos se despeguen del suelo y enjuagar la fregona muy bien, y escurrirla mucho para secar el agua que se ha quedado en exceso. Así el suelo se queda casi seco, para que al secar se quede uniforme y sin manchas.

También puedes seguir el truco de las abuelas que siempre llevan la razón, se puede poner al cubo de agua un poco de vinagre, que hace que los suelos se queden brillantes, sin manchas y desinfectados. Todo en uno.

man polishing marble floor in modern office building

3.- Frotar: si los suelos tienen exceso de grasas, lo mejor que se debe hacer es preparar una mezcla de desinfectante con quita grasas, por ejemplo, un poco de vinagre con bicarbonato, esta mezcla hace que se levante la grasa que haya incrustada y después frotar con un cepillo para dejar totalmente limpio y desinfectado el espacio que estaba mal. Cuando se haya quitado toda la suciedad, para finalizar se pasará la fregona muy escurrida en agua limpia para quitar los residuos que se hayan quedado.