Mantener un alto nivel de higiene y desinfección en un centro hospitalario, es de vital importancia debido a que en estos lugares se trata la salud de los individuos. Por ello, para evitar que proliferen enfermedades o infecciones de cualquier índole será conveniente el uso de desinfectantes hospitalarios con los que se obtenga el resultado esperado.

Sin embargo, para que el uso de estos productos sea adecuado y no provoque daños o problemas en la piel del personal encargado de las labores de limpieza, se debe conocer toda la información más relevante y contar con una buena formación que les permita también realizar las tareas de la forma más eficiente. Por estos motivos, es siempre conveniente elegir una empresa de limpieza profesional y con gran experiencia en el sector, que gracias a su amplio conocimiento en las técnicas garanticen un resultado de limpieza en centros hospitalarios de gran calidad.

imagen de los usos de desinfectantes hospitalarios

DESINFECTANTES DE SUPERFICIES HOSPITALARIAS

En cualquier caso, antes de llevar a cabo las tareas que impliquen el uso de desinfectantes y antisépticos hospitalarios, es conveniente tener en cuenta una serie de aspectos debido a su composición química.

La primera de las recomendaciones a seguir de forma obligatoria, es el uso de guantes específicos antes de manejar los desinfectantes hospitalarios ya que, en caso de no hacerlo se pueden producir daños en las manos del personal.

Otro de los aspectos a controlar en este tipo de productos es la cantidad adecuada a aplicar en cada zona, por lo que, es muy importante previamente a la realización de las tareas de limpieza y desinfección llevar a cabo un estudio de los distintos lugares del hospital para saber qué cantidad se debe usar en cada caso. No se obtendrán mejores resultados cuanta más cantidad de desinfectante o antiséptico se aplique ya que, es negativo pasarse como echar menos.

Para su correcto uso el fraccionamiento se debe producir en frascos opacos que se han de lavar y escurrir cada vez que se recambie el producto. Esto es necesario puesto que, los desinfectantes suelen encontrarse en garrafas de gran capacidad.

Sin embargo, cada tipo de antiséptico o desinfectante hospitalario debe usarse de una forma concreta. Como ocurre, por ejemplo, con el alcohol antiséptico para el que se puede usar un frasco de vidrio blanco, el cual debe estar cerrado completamente hermético.

Precisamente, muy relacionado con este aspecto por su composición es obligatorio que cualquier desinfectante se encuentre siempre tapado ya que, de esta manera se evita que la concentración de los componentes que incluye se vea alterada y, por tanto, se pierdan cualidades del producto e incluso sea contraproducente su uso. Así ocurre, con el alcohol yodado entre otros ejemplos.

 

imagen de los usos de los desinfectantes hospitalarios

CLASES DE DESINFECTANTES HOSPITALARIOS

Algunos de los más usados, además de los ya comentados anteriormente son, la povidona-lodada, el gluconato de clorhexidina, los amonios cuaternarios o los compuestos con mercurio.