Cuando pensamos en una manifestación artística callejera a todos se nos viene a la mente el graffiti. Aunque muchas personas no están de acuerdo, con que este tipo de pintadas en las fachadas o superficies de lugares públicos, estén relacionadas con algo tan cultural como es el arte. Por lo cual, se buscan siempre o alternativas que impidan la realización de dichas pintadas o simplemente empresas especializadas que se encarguen de cómo eliminar grafitis, con la maquinaria, los productos y los conocimientos necesarios para obtener un buen resultado.

Sin embargo, en numerosas ocasiones son los mismos propietarios que recurren a grafiteros expertos para decorar de forma más llamativa y con diseños más rompedores las fachadas de sus negocios. Lo cual significa, que no siempre lo que realizan este tipo de personas son pintadas, sino más bien obras de arte que visualmente son agradables de contemplar.

GRAFITIS HISTORIA

El inicio de este tipo de tendencia artística, surgió durante los años 60 en el metro de Nueva York. En él un joven griego llamado Demetrius, que trabajaba de mensajero en la ciudad fue dejando su firma estampada en cada uno de los recorridos que hacía debido a su trabajo. Por su firma, era conocido como Taky 183. Después de él, a muchos jóvenes les pareció también una buena idea dejar su firma en cada uno de los vagones que usaran ya que, ahí sabían que iban a llegar a más ojos debido al desplazamiento constante de las líneas de metro.

Tal fue la moda entre los jóvenes, que llegó un momento en el que las autoridades neoyorquinas tuvieron que gastar una elevada suma de dólares para poder eliminar las pintadas que se habían ido acumulando.

Al igual que en muchos otros aspectos, han ido surgiendo nuevas técnicas y estilos que les han dado una apariencia diferente a los graffitis. Algunos de ellos son, elementos adicionales como coronas, tipografías o incluso el tamaño y la superficie en la que se realiza. Llegándose a pintar trenes enteros, incluyendo las ventas y muros de las estaciones, siempre intensamente relacionados con la cultura del rap y el hip hop.

Sin embargo, la proliferación de todas ellas en estos lugares obligó a las autoridades de la ciudad a tomar medidas más intensas de seguridad, que a su vez provocaron que el grafitero cambiase las paredes del metro por las de la ciudad. Lugar que en la actualidad conocemos como su favorito, para la expresión artística. 

COMO QUITAR GRAFITIS DE FACHADAS

El avance de esta tendencia ha llevado a que los grafiteros utilicen sus sprays, rotuladores y en general, todo tipo de pintura sobre muy diversas superficies. Que van desde el mármol, la piedra, el ladrillo hasta los propios cristales o vidrios. Sin embargo, en las que más cuidado se debe tener por las características de los grafitis en las porosas puesto que, en este caso la pintura penetra en mayor profundidad. Con lo que, se dificulta en gran medida la tarea de limpieza. Pero gracias a la experiencia de empresas con años en el sector de la limpieza de grafitis, como la de Prosal, se puede llegar a conseguir que las consecuencias de la pintada en la superficie que sea, sean mínimos.