Se termina el verano y empieza la época del otoño-invierno, en la que se empieza a tener temperaturas más frías, húmedas e incluso mucho agua.

Por lo que en esta época no solemos salir a nuestras terrazas porque hace frío. Pero la suciedad se acumula y no queremos que llegue a la primavera tan sucia. Nos gustaría que de vez en cuando podamos limpiarla para que la podamos mantener y así poder disfrutar de nuestro espacio exterior por más tiempo.

 ¿Cómo preparar el espacio para el frío, viento y humedad?

Lo primero que se debe hacer es que los muebles y artículos que ya no se les vaya a dar uso es poder guardarlos en un espacio cerrado o taparlo de la mejor manera posible para que el mobiliario no sufra y no se deteriore.

Una vez guardados todos los objetos que ya no se vayan a usar, lo segundo es utilizar un buen material que deje nuestro espacio exterior lo más limpio posible para no crear moho ni manchas durante estos meses tan fríos.

 ¿qué materiales debemos usar?

Los materiales más aconsejables, son los cepillos que tengan las cerdas duras para poder raspar bien en los sitos donde se suelan acumular el moho o la suciedad.

También tener una manguera para facilitar la limpieza y poder enjuagar todo los espacios, como son paredes, suelos e incluso parte de jardín.

Los productos de limpieza, se deben usar aquellos que sean duros para poder quitar o eliminar suciedad muy incrustada, como es el vinagre, el agua fuerte, la lejía, etc.

Zonas a limpiar

Para llevar un orden en la limpieza se debe empezar por las paredes para que toda la suciedad llegue al suelo.

Después lo más conveniente es limpiar zonas de madera, PVC o metálicas. Y zonas acristaladas, como son las ventanas o ventanales, una vez limpiado todo a fondo lo último va a ser el suelo para que se quede todo en perfectas condiciones.

Muchas viviendas tienen exteriores muy duros que requieren la limpieza profesional, para ello se debe buscar a profesionales y que ellos se encarguen de dejar la zona limpia.

Mantenimiento

Una vez limpiada la superficie a fondo. Lo que se debe hacer que cada quince o veinte días, dar un pequeño limpiado de la zona. Y cada menos tiempo como por lo menos una vez a la semana barrer la zona de exterior.

 

De este modo tu zona exterior se mantendrá limpia el tiempo del otoño-invierno y no dejaremos que acumule mucha suciedad, para que en la primavera sea más fácil su preparación para poder volver a disfrutar del exterior.